miércoles, 3 de diciembre de 2014

Can Dani - Formentera

Por lo que supone a nivel personal, la pequeña joya de la corona de las Baleares, el último paraíso del Mediterraneo, tiene el merecido privilegio de inaugurar el primer post.

Formentera, en su pequeña superficie emana una inmensa energía positiva capaz de atrapar magnéticamente al visitante convirtiéndolo en el particular protagonista superviviente de la isla de “LOST”, desinhibiendo por completo las ganas de partir debido sus lugares recónditos de mar en calma, aguas cristalinas y puestas de sol, donde disfrutar del verdadero silencio y del sonido del mar; incluso en verano, cuando las hordas de italianos invaden la isla. A su vez, cual isla de “perdidos” dispone de ese halo místico (“humo negro”) y leyenda urbana, mediante la cual se comenta que sirvió de remanso de paz y retiro espiritual para el mismísimo Bob Dylan a finales de los 60.




Desde hace unos cuantos años Formentera dispone además de una oferta gastronómica de gran calidad y desde hace unas semanas goza de una estrella en el firmamento de la Guía Michelín 2015 (la primera de las Pitiusas) gracias a Can Dani, con apenas unos 4 años de existencia. 



El restaurante se ubica a media altura de la carretera principal dirección a La Mola (km 8,5); para acceder hasta él “simplemente” habrá que sortear cientos de fogonazos directos a los ojos procedentes de las scooters de la mayoría de kamikazes italianos. Una vez llegado al lugar, su fachada exterior solitaria, blanca inmaculada, avecina lo que se va a encontrar en su interior. Tras abrir las puertas de par en par, el espacio resulta totalmente acogedor desde la recepción por parte del personal hasta la decoración cautivadora de aires mediterráneos que permiten relajarse y disfrutar de la exclusividad de una cena al aire libre en su terraza. Dani Serra, su propietario, se desvive por ver hecho realidad el cumplimiento de un sueño: Can Dani, una historia personal de superación y digna de admiración.

La apuesta basada en una cocina de raíz con ciertos aires modernos, supone un gran reto, al utilizar productos locales de una isla de por sí no muy fértil pero con el mar como protagonista. Centran la carta: ensalada de la tierra, huevos de corral, carpaccio de langostinos, pulpo braseado y la apuesta este año en la recuperación de un “pez tradicional y local” como es la raya.







Fotografía by elgulocioso

#gastroriff: Bob Dylan: Tangled up in blue



Can Dani. Crta La Mola Km 8,5, Sant Ferran de ses Roques (Formentera) www.candaniformentera.com   /  @candaniformen

No hay comentarios:

Publicar un comentario