martes, 13 de enero de 2015

El Refugio - Zahara de los Atunes

En plena época invernal qué mejor que trasladar la mente al Sur y al calorcito, concretamente a esa Costa de la Luz gaditana donde disfrutar de esas playas kilométricas de arena fina y agua fresquibiris junto con unos atardeceres hipnóticos y sobre todo un ambiente de compadreo chiringueteo entre toda la manada y jungla presente: familias enteras con la casa a cuestas, auténticos perro – flautas, hippies con denominación de origen y pijos “disfrazados” de hippies, hipsters, surferos, y hordas de vascos procedentes de Invernalia, es decir, un escenario auténtico en el que podría basarse el mismísimo George R.R. Martín de “Juego de Tronos” para crear sus distintas “casas” en la ficción.

En Zahara de los Atunes, muy cerca de los chiringuitos canallas de La Luna y El Pez Limón, se encuentra El Refugio, una terracita “disfrazada” de patio andaluz decorada con gusto que incluye pozo y preciadísima sombra generada originalmente por árbol centenario (higuera) con una ventana con vistas directas a la mar y ubicado en la mismísima línea de playa, donde disfrutar de auténticos manjares de la mal denominada “TIERRA gaditana”; ya que sobre todo, el espectáculo auténtico reside en la propia MAR, no en la tierra.



En verano, rincón bullicioso y rebosante de almas sedientas calurosas y dispuestas a saciar el hambre, pero donde a la vez poder encontrar cierta calma, reposo y el tan ansiado fresquito en forma de brisa, donde degustar según reza su propia fachada con mucha guasa: “cocina zahareña y pescaíto”, eso sí: “güenígimo tó, hecho con amor”. Y a la noche… “cena con velitas

En cuanto a la carta, producto autóctono de calidad, cocina básica sin contemplaciones y complicaciones pero riquísima, a destacar “para empezá” tanto el güenígimo como el malígimo de atún, especialidades de la casa (montaditos de atún de almadraba con mermelada de cebolla o pimiento). Para continuar con los pescaítos: los clásicos boquerones fritos, cazón en adobo y barriga de atún o los calamares a la plancha o en fritura (espectaculares ambos), pez espada, chipirones en “sarsita”, etc; todo ello con una calidad-precio encomiable.


Sres. Carnívoros, estén tranquilos, que para ustedes también hay sitio, la carta también alberga espacio para esa especie protegida con denominación de origen de Retinto en forma de solomillo o de otros placeres cárnicos: secreto ibérico, carrillá guisá casera,…

Y lo mejor siempre queda para el final. Esta vez no se trata del postre, sino más bien del ambiente, cabe destacar la alegría del personal, cachondeito, sonrisas y amabilidad dignos de alabanza, sobre todo ante el difícil panorama de soportar a simple vista y a ciertas horas del día el rebaño de gente arremolinada entorno a la barra en busca de un preciado refugio a pie de playa en forma de mesa.

#gastroriff: Coldplay - Yellow

 



El Refugio. c/ Cerro Currita, 10, 11393 Zahara de los Atunes (Cádiz)

No hay comentarios:

Publicar un comentario