jueves, 22 de enero de 2015

Lo de Flor - Barcelona

Una de las mayores “aventuras” para los más intrépidos turistas consiste en adentrarse en las profundidades del barrio más “canalla” de Barcelona: El Raval. Emblema revitalizante y multiétnico en el que conviven tanto autóctonos como buscadores de oportunidades, junto a una de las comunidades de pakistaníes más significativas. En él se pueden encontrar una “sui géneris” de establecimientos de lo más asombrosos: cortes de pelo a 4€, barras de pan a 0.30€ y auténticos locales, que hacen la competencia al mismísimo Media Markt, de venta de electrodomésticos: frigoríficos, lavadoras... Pero el gran estandarte del barrio sigue siendo: la bombona de butano.

Foto: Lo de Flor (Facebook)



De este modo bajo la inquietante sombra de la oscuridad de sus recónditas y estrechas calles se esconde un pequeño local que desprende una brillante aureola: Lo de Flor. Se trata de un espacio acogedor, tipo "bistrot" parisino, decorado con esmero por el alma de la propia Flor: mesas y sillas antiguas de mármol y madera que cobran nueva vida, tonos claros y neutros, iluminación tenue y viejos útiles de hierro, latón, etc.. Pero quizás lo que denota mayor personalidad a la decoración es esa baldosa de suelo original de los años 50-60 que recuerda al ambiente entrañable de la casa de nuestros abuelos.


Fotos: Lo de Flor (Facebook)

La carta de Lo de Flor está ampliamente influenciada por la cocina mediterránea (italiana, griega, francesa y española) y con algún atisbo de las raíces argentinas de la propia Flor; en definitiva según relata su claim: “pequeñas cosas, grandes placeres”, realizadas con productos frescos del día. La carta no muy extensa, está diferenciada de la siguiente manera: aperitivos, ostras, pequeños placeres, grandes placeres y pecados (postres). Pero siempre hay un hueco para el factor sorpresa que deparan los platos del día, según el genero preseleccionado.

Fotos: Lo de Flor (Facebook)

El dream team de la carta estaría conformado por: la ya casi archiconocída "stracciatella" (mozzarella cremosa con tomate y aceite de oliva de calidad suprema), la berenjena parmigiana, los mejillones (en sus dos versiones, al estilo griego o del día: cítricos, albahaca…), el tartar de buey cortado a cuchillo, el pescado del día salvaje fresco y por supuesto, la gran variedad de quesos que nos podemos encontrar y los postres caseros.

Foto by elgulocioso

Mención especial a la “pequeña carta de vinos” excelentemente seleccionada, en la que poder encontrar auténticas joyas de diversas denominaciones de origen: Cariñena, Priorat, Toro, etc, a un precio bastante asequible.

Conclusión: lugar acogedor en entorno “hostil” con producto fresco del día para salir con una sonrisa de oreja a oreja sin que te roben la cartera. Eso sí, cuidado al salir en la oscuridad, no vaya a ser que la suerte desaparezca ;)


#gastroriff: Gotan Project – Santa Maria (Del Buen Ayre) / DJ Mambito




Lo de Flor - Calle Carretas 18, 08001 Barcelona

No hay comentarios:

Publicar un comentario