domingo, 14 de junio de 2015

Casa Urola - Donostia

El Restaurante Casa Urola, un clásico de la gastronomía donostiarra y renovado hace unos años, se ubica en el corazón de la Parte Vieja de Donostia – San Sebastián; concretamente en la bulliciosa Fermín Calbetón, una de las calles más concurridas de comercios hosteleros por metro cuadrado de todo el territorio nacional. Bajo la batuta del maestro de ceremonias Pablo Loureiro, se pude afirmar que en la actualidad es el local gastronómico más en forma y con más “txitxa” de toda la Parte Vieja Donostiarra, por lo que su visita es ineludible.


Sin duda alguna, una de las claves del éxito del negocio tras su reforma, es la apertura de par en par de las puertas del local al ciudadano de a pie, con objeto de poder degustar el talento de la cocina de su restaurante, bien en la barra o en las codiciadas mesas de la planta inferior, a través de una gran variedad y exquisita selección de pintxos y raciones; tanto “clásicas” como de temporada: alcachofas, espárragos, xixas, anchoas fritas, ensalada de tomate, champiñones con yema de huevo, jamón y lomo ibérico de Guijuelo, etc., hacen las delicias del personal






Desconozco si en la infancia Pablo Loureiro fue un fanático de las grandes franquicias “hamburguesiles” americanas. Pondría la mano en el fuego, o más bien en las brasas, a que NO estoy en lo cierto. Pero en realidad, no cabe duda que uno de esos claims o eslóganesmarketinianosuniversales ha podido marcar verdaderamente su carrera y el espíritu de su cocina, convirtiéndole en un auténtico abanderado de la misma: “A la parrilla sabe mejor…

De este modo, en Casa Urola se atreven a enviar al infierno de las brasas todo tipo de productos de primerísima calidad: desde los clásicos peces marinos alabados por estos lares (besugo, rodaballo, rape, merluza…), hasta productos más delicados, pero viciosos de por sí (anchoas, kokotxas, guisantes lágrima…), verduras tersas terrenales de temporada (espárragos, hongos, alcachofas…) e incluso sorprendentes moluscos y crustáceos (navajas, bogavantes, carabineros, pulpo…). Sin embargo, el fin para todos ellos es el mismo tras recibir la extrema unción: resucitar y subir a los altares del cielo gastronómico.








Pero la auténtica épica se encuentra en la planta superior, donde puede llegar a surgir el verdadero apoteosis, la magia y la emoción al llevarse a la boca cualesquiera de los abrasadores manjares principales, anteriormente mencionados, y a sus imprescindibles entrantes; tales como las Habitas salteadas con alcachofas, yema de huevo y espuma de patata o las Txapelas de hongo a la parrilla con piñones, jugo de pato y yema de huevo (entrantes de temporada);  o como el Salpicón de bogavante y gambas con vinagreta de su coral y mahonesa de ajetes o el Pulpo parrilla sobre berza salteada, papada ibérica y aceite de pimentón (entrantes merecidamente denominados como clásicos). Todos ellos hacen verdaderamente saltar las lágrimas de la emoción, poner los pelos de punta como escarpias al sentir un auténtico escalofrío por el cuerpo, similar a lo que le puede suceder a un melómano cuando comienzan a sonar los primeros acordes y coros apoteósicos en directo de una de sus canciones favoritas...



Fotos vía Casa Urola Facebook


#gastroriff: Arcade Fire -Wake up (live)



CASA UROLA JATETXEA
Fermin Calbeton Kalea, 20
20003 Donostia - San Sebastián
Web /  Facebook /  Twitter

No hay comentarios:

Publicar un comentario